VAGOS Y MALEANTES

VAGOS Y MALEANTES

La Ley de vagos y maleantes fue una ley del Código Penal español del 4 de Agosto de 1933, referente al tratamiento de vagabundos, nómadas, proxenetas y cualquier otro elemento considerado antisocial, y que posteriormente fue modificada para reprimir también a los homosexuales. La ley fue aprobada por consenso de todos los grupos políticos de la Segunda República para el control de mendigos, rufianes sin oficio conocido y proxenetas.

Esta ley que no sancionaba delitos, sino que intentaba evitar la comisión futura de los mismos, por lo que no incluía penas, sino medidas de alejamiento, control y retención de los individuos supuestamente peligrosos hasta que se determinara que se había acabado su peligrosidad. Quedando así establecida, podía ser utilizada arbitrariamente para la represión de las personas sin recursos.

En 1970 fue sustituida y derogada por la Ley sobre peligrosidad y rehabilitación social, de términos muy parecidos, pero que incluía penas de hasta cinco años de internamiento en cárceles o manicomios para los homosexuales y demás individuos considerados peligrosos sociales, con el fin de que se «rehabilitaran». La ley fue derogada definitivamente en 1995.